Archivo de la etiqueta: aventura

Herramientas en la bici y la bolsa de SportBilly

¿Cuántas herramientas hay que llevar en la bici de btt? Esta es la típica pregunta sin una respuesta correcta, pues como pasa con muchas cosas en la vida, depende…

Hace unos días Motibiker nos hablaba en su blog sobre una interesante aplicación (Endomo) y de pasada nos contaba la cantidad de cosas que hay que llevar en la bici. Me gustaría hacer nuestra particular aportación en este tema pero centrándonos únicamente en las herramientas, de lo demás (ropa, alimentos, electrónica, etc.) hablaremos otro día.

Empezaré diciendo qué es lo que llevamos y luego expondré las razones.
Como se observa en la foto, nuestro equipo de reparaciones es bastante sencillo: bomba de aire, cámara de repuesto, conjunto multiusos (con llaves allen y desmontables), troncha-cadenas, eslabones de repuesto, llave para ajustar los radios y bridas. Aunque no se ve en la foto, también llevamos una navaja y una cajita de parches.

Y eso es todo. ¿Mucho o poco? Pues como decía al principio todo depende de… adónde vayas, cuánto tiempo, qué tipo de recorridos haces, etc. Si te paras a pensar todas las averías que puedes sufrir, una de dos: o llevas coche de apoyo mecánico en todas las rutas, o mejor te quedas en casa. Los motivos por los que no llevamos más herramientas son dos.

No queremos cargar con mucho peso, y lamentablemente nuestras bolsas o mochilas no son como la de Sport Billy. Los que rondéis los cuarenta (o más) recordaréis aquella conocida serie televisiva de dibujos animados donde Sport Billy tenía la habilidad de extraer de su bolsa todo tipo de cosas. En mi niñez siempre me preguntaba cómo cabían tantas cosas en aquella bolsa y por qué no le pesaba la bolsa si estaba llena de multitud de artilugios. Ahora ya sé que la física es la física (volumen, masa, densidad, gravedad)

La segunda razón es mucho más personal; se trata de una cuestión de dejar margen a los imprevistos y la aventura. Los que nos seguís ya sabéis que nos gusta dejar margen para ello. No es que tengamos ganas de quedarnos tirados en cualquier camino en medio del monte, pero nuestras vidas ya están bastante programadas como para no dejar ninguna rendija por donde pueda colarse una sorpresa (buena o mala) de vez en cuando. En el peor de los casos, te tocará caminar hasta la carretera más cercana y esperar a que un lugareño te socorra.

Y tú ¿cuánto peso llevas en tu bolsa de Sport Billy?

La aventura no es ir en bici (Diario de la Transpyr_2)

Ya estamos listos para empezar, aunque si lo estamos no es gracias a la organización de la Transpyr. Lamento que nuestra primera entrada una vez hemos tomado contacto directo con la Transpyr tenga que referirse a cuestiones extradeportivas. Pero son las 23.30 horas y acabamos de llegar al hotel tras una tarde y noche de nervios y tensión, justo lo que necesitamos para afrontar mañana la primera etapa de 125 km y 2.400 metros de desnivel. No quisiéramos sacar conclusiones de forma anticipada, así que esperaremos a que esta aventura termine para emitir una valoración lo más objetiva posible. Para no dejaros con la incertidumbre, solo deciros que la organización ha sido incapaz de cargar los tracks en los GPS Garmin, y finalmente hemos tenido que ser algunos participantes, entre los que se encuentra un servidor, los que nos hemos sentado en los ordenadores de la organización para solucionar el problema.

De momento el track de la primera ruta ya lo tenemos. Veremos qué pasa con los restantes. Por lo que se ve la aventura de la Transpyr no consiste en dar pedales y superar dificultades montañosas, la aventura consiste en averiguar cómo funcionan las cosas ante la falta de información y solucionar algunos problemas a la organización.

Confío que solo sea un mal comienzo y que el resto vaya sobre “ruedas”.
Mañana seguiremos informando.

Cosas que llevar a la Transpyr

Cuando descubres la existencia de la Transpyr piensas que se trata de una prueba deportiva de resistencia con tintes de epopeya. Más tarde, cuando decides inscribirte y comienzas la preparación piensas en ella como un reto de superación personal, algo intrínsecamente ligado al deporte. Hasta aquí todo entra dentro de lo normal.

Sin embargo, al igual que no basta con completar cada etapa, hay que hacerlo a un determinado ritmo según os contábamos hace unos días, hay ciertos elementos que indican que se trata de un evento con cierto grado de aventura, por no decir de supervivencia. Estas señales provienen de algunos de los materiales que los participantes debemos llevar obligatoriamente durante la marcha. Y no me refiero al casco, prenda de abrigo o el kit de reparación básico. El material que levanta sospechas es la luz de emergencia frontal y trasera, chaleco reflectante, silbato y manta térmica.

Al ver estos artículos uno empieza a preguntarse en qué lío se ha metido. Lo de las luces y el chaleco reflectante tiene su lógica, después de todo en alguna etapa se te puede echar el tiempo encima (aunque el solsticio de verano queda cerca y el día alarga mucho) o podría hacer falta en alguna carretera o túnel que vayamos a transitar. Sin embargo, el silbato y la manta térmica son más sospechosos. Como la mayoría sabe son artículos que se recomienda llevar en caso de perderse en la montaña; el silbato para que te puedan localizar y la manta por si no lo hacen y tienes que pasar la noche a la intemperie. Así que uno se pregunta si la organización no será un poco exagerada. Y en caso de no serlo, si estamos ante un evento deportivo de superación aventurera y supervivencia (¿me dejo algo?).

Lo cierto es que no creemos que nos vaya a hacer falta todas estas cosas. Ahora mismo lo que más nos preocupa es si deberían ampliar el tiempo para realizar la etapa, pues con todo lo que hay que llevar a cuestas, la media de 10 km/h paradas incluida se antoja algo más difícil. Pero para qué están los retos sino para superarlos.

Una última cosa que la organización obliga a llevar durante las etapas: un móvil. Esto puede resultar incluso sarcástico. ¿Qué utilidad puede tener un móvil si en nuestro país la cobertura fuera de las ciudades (he dicho ciudades, de los pueblos ni hablamos) es casi inexistente? De esto ya hablamos en una entrada anterior.