Bebidas antigrasa, deporte y la cultura del esfuerzo

Perdón por la intromisión, pero no he podido resistirme a escribir otra reflexión algo alejada de la temática de este blog (y van dos este mes). Si solo te interesa la bici, no sigas leyendo.

Una famosa marca de refrescos (Pepsi, para ser claros) tiene previsto lanzar una bebida que tiene una propiedad nueva: consume la grasa del cuerpo, ergo permitirá adelgazar. La noticia no me llamó la atención por ser un novedoso avance científico; ya hay productos en el mercado que realizan esta función, que se lo pregunten a los culturistas. Lo llamativo de la misma es lo que esconde esta idea, algo ya muy difundido en nuestra sociedad: conseguir objetivos sin esforzarse.

Vivimos en una sociedad (occidental) donde no solo queremos tener de todo (algo lícito), sino que además queremos tenerlo sin que ello nos cueste ningún esfuerzo o sacrificio. A diario recibimos constantes mensajes en esta dirección. Por ejemplo, la publicidad es el diablillo en nuestro hombro que nos tienta susurrándonos lemas como: tienes derecho, no seas tonto, te lo mereces. Nos incita a que actuemos de una determinada manera, haciéndonos olvidar que solo tenemos derecho a aquello que podemos pagar. Lo estamos comprobando en esta crisis hasta en lo más básico. (Después de ella, me temo que será lo habitual).

Internet también contribuye a la idea de que las cosas son fáciles o gratis, o que no cuestan. Es como vivir en un mundo donde todo se comparte e intercambia, donde la publicidad se hará cargo de todo, como un gran mecenas. Esta idea es tan falaz como el sueño americano: no todos llegarán a cumplir sus sueños porque vencedor solo hay uno. Esperar que la publicidad lo financie todo para que las cosas resulten gratis es del género idiota, porque si todo se comparte y nadie paga por nada ¿quién anunciará un producto que no se vende, sino que se comparte?

Cuando era pequeño pensaba que el deporte (de competición) era lo más justo que existía en la vida: hay un vencedor y un perdedor. Con los años ya no creo que sea exactamente así. Sin embargo, es de las pocas actividades cuyos valores vale la pena seguir. El deporte nos enseña muchas cosas: luchar por lo que queremos, aceptar la derrota, saber que aunque ganemos llegará un momento que alguien nos vencerá, autodisciplina, etc. Y aunque no siempre existe una relación directamente proporcional, el binomio esfuerzo-recompensa es un valor que toda sociedad debería cultivar. En ello nos va buena parte de nuestro futuro.

Bebidas antigrasa, gimnasia sin cansancio y otros son conceptos que nos empobrecen como individuos y como sociedad. La historia nos enseña que la decadencia de una civilización proviene de factores diversos y siempre sutiles. La falta de cultura del esfuerzo en nuestra acomodada sociedad occidental acabará con ella. Solo hay que compararla con la cultura oriental. ¿Alguna duda de quién será el vencedor dentro de medio siglo o antes? ¿Significa eso que hay que matarse a trabajar? No ¿Significa eso que debemos aspirar a conseguirlo todo sin esfuerzo? Tampoco.

Creo que la virtud se encuentra en el término medio ¿no?

Un pensamiento en “Bebidas antigrasa, deporte y la cultura del esfuerzo

  1. Pablo

    Buena reflexión, atinada y valiosa, y sinceramente pienso que no se sale de la temática del blog, todo está relacionado, nuestras actividades no pueden entenderse sin nuestros motivos. Si no nos paramos a pensar porque nos movemos, quizá el nombre de lo que estamos haciendo sea Parkinson.

    Responder

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s