Archivo de la etiqueta: reto

Buscando nuevos retos y sus obstáculos

Es época de buscar nuevos retos para esta temporada. Después de haber finalizado la Transpyr el año pasado, no parece sencillo encontrar algo que nos motive. Podríamos inscribirnos en alguna de las otras cuatro carreras que junto a la Transpyr han sido elegidas como las más duras del mundo. Sin embargo, hay elementos exógenos que condicionan la búsqueda de nuevos retos.
Sigue leyendo

La otra Transpyr, un vídeo personal

En nuestra primera entrada de 2012 hemos querido recordar lo mejor de 2011 (en términos btt). Sin duda alguna, lo mejor ha sido participar en la Transpyr.
Un gran objetivo cumplido.

Aquí os dejamos un vídeo con otro punto de vista sobre esta prueba que algún día repetiremos. De momento, en 2012 buscaremos otros retos, pero de eso hablaremos otro día.

 

Tour Divide: ¿por qué?

¿Por qué una prueba de mountain bike de 4418 kilómetros y más de 60.000 metros de desnivel? ¿Por qué una prueba sin asistencia donde todo depende de ti? ¿Por qué una prueba donde se considera un participante competitivo aquel que puede hacerla en unos 27 días a una media de 160 kilómetros diarios? ¿Por qué una ruta con tramos de más de 100 millas sin nada ni nadie? ¿Por qué una ruta que no tiene ganador, ni premios?

 

Tour Divide ¿Por qué no?

 

Alea iacta est (Diario de la Transpyr_1)

Como dijera Julio César al cruzar el Rubicón y desafiar al Senado romano, nuestra suerte está echada. Todo lo que estaba en nuestras manos para afrontar esta aventura lo hemos tenido en cuenta, ahora solo queda encomendarse a la diosa fortuna.

En estos momentos en que ultimamos nuestro equipaje, revisamos nuestras bicicletas y repasamos el listado de cosas obligatorias que nos exigen los organizadores de la Transpyr, no podemos evitar esa sensación de inquietud, mezcla de expectativa e incertidumbre ante tamaño reto personal.

También algunas dudas y temores asoman en nuestra cabeza: si la preparación habrá sido suficiente y adecuada, cómo responderá nuestro cuerpo a la acumulación de cansancio, si la climatología nos respetará y evitará el calor extremo, la lluvia o el frío, si nuestro ritmo será suficiente para no llegar fuera de control, o si la piel de nuestro trasero resistirá tantas horas seguidas sobre nuestras monturas.

Sensaciones y pensamientos que nos hacen sentir más animados y expectantes, a sabiendas de que sufriremos. Sin duda las dificultades te vivifican, curiosa contradicción. Únicamente aquellos que han experimentado alguna vez la sensación de la victoria personal al lograr sus objetivos, pueden comprender que vale la pena todo el sacrificio realizado. Pero eso no se puede explicar, hay que vivirlo y sentirlo en carne propia.

Ave, Caesar, morituri te salutant

Cosas que llevar a la Transpyr

Cuando descubres la existencia de la Transpyr piensas que se trata de una prueba deportiva de resistencia con tintes de epopeya. Más tarde, cuando decides inscribirte y comienzas la preparación piensas en ella como un reto de superación personal, algo intrínsecamente ligado al deporte. Hasta aquí todo entra dentro de lo normal.

Sin embargo, al igual que no basta con completar cada etapa, hay que hacerlo a un determinado ritmo según os contábamos hace unos días, hay ciertos elementos que indican que se trata de un evento con cierto grado de aventura, por no decir de supervivencia. Estas señales provienen de algunos de los materiales que los participantes debemos llevar obligatoriamente durante la marcha. Y no me refiero al casco, prenda de abrigo o el kit de reparación básico. El material que levanta sospechas es la luz de emergencia frontal y trasera, chaleco reflectante, silbato y manta térmica.

Al ver estos artículos uno empieza a preguntarse en qué lío se ha metido. Lo de las luces y el chaleco reflectante tiene su lógica, después de todo en alguna etapa se te puede echar el tiempo encima (aunque el solsticio de verano queda cerca y el día alarga mucho) o podría hacer falta en alguna carretera o túnel que vayamos a transitar. Sin embargo, el silbato y la manta térmica son más sospechosos. Como la mayoría sabe son artículos que se recomienda llevar en caso de perderse en la montaña; el silbato para que te puedan localizar y la manta por si no lo hacen y tienes que pasar la noche a la intemperie. Así que uno se pregunta si la organización no será un poco exagerada. Y en caso de no serlo, si estamos ante un evento deportivo de superación aventurera y supervivencia (¿me dejo algo?).

Lo cierto es que no creemos que nos vaya a hacer falta todas estas cosas. Ahora mismo lo que más nos preocupa es si deberían ampliar el tiempo para realizar la etapa, pues con todo lo que hay que llevar a cuestas, la media de 10 km/h paradas incluida se antoja algo más difícil. Pero para qué están los retos sino para superarlos.

Una última cosa que la organización obliga a llevar durante las etapas: un móvil. Esto puede resultar incluso sarcástico. ¿Qué utilidad puede tener un móvil si en nuestro país la cobertura fuera de las ciudades (he dicho ciudades, de los pueblos ni hablamos) es casi inexistente? De esto ya hablamos en una entrada anterior.