Cuando las mujeres adelantan a los hombres (y las leyes de Newton)

No sucede con frecuencia y la mayoría de veces pasa desapercibido. Pero en más de una ocasión, cuando una mujer adelanta con su bicicleta a un hombre, las leyes de Newton cobran sentido, aunque las fuerzas que entran en juego no sean físicas, sino emocionales. Y es que al margen de los principios del famoso físico, el mundo también se mueve por atávicos sentimientos.
 

Algunos hombres no pueden reprimir las sensaciones que recorren su cuerpo al verse adelantados por una mujer y se ven obligados a modificar su velocidad por este hecho. Es como si la mujer fuera la fuerza que actúa sobre el ciclista masculino en la primera ley de Newton o ley de la inercia (todo cuerpo persevera en su estado de reposo o movimiento uniforme y rectilíneo a no ser que sea obligado a cambiar su estado por fuerzas impresas sobre él). Nadie les obliga a cambiar su estado, pero algo en su interior parece que sí.

Además, el cambio de movimiento es proporcional a la fuerza motriz impresa (segunda ley de Newton o ley fuerza) Es decir, no es lo mismo adelantar en llano que subiendo un puerto. El cambio en el movimiento del ciclista será mayor en la medida que el tramo por el que se circule sea más exigente. Como si las mujeres no pudieran estar igual o mejor preparadas que muchos hombres.

Y por último, la más famosa de las leyes del físico inglés, la ley de acción y reacción (con toda acción ocurre siempre una reacción igual y contraria). Algunos ciclistas heridos en lo más profundo de su primitivo honor, saltan a la rueda de esa mujer que les acaba de adelantar como si se tratara de la escapada del día. Como si en la clasificación general de la vida hombres y mujeres no fuéramos todavía iguales. Como si no fuera suficiente demostrar que eres mejor yendo más rápido, sino que además tuvieras que demostrarlo en cada pedalada.

El ciclismo no es diferente al resto de la vida; las leyes importan, pero los sentimientos (buenos o malos) son los que gobiernan el mundo.

Entradas relacionadas
La Transpyr y las mujeres

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s