Un centenar de kilómetros en btt

Hace unos días hablábamos de Manfred, un sexagenario alemán al que nos queremos parecer cuando seamos mayores. Pero para ser como él y hacer etapas de más de cien kilómetros en btt deberíamos, al menos, intentarlo. Así que ni cortos ni perezosos, este pasado sábado nos hemos lanzado a recorrer una etapa de esa distancia, en concreto 113 kilómetros y 2.450 metros de desnivel.

Hemos diseñado la ruta juntando varios recorridos ya conocidos cerca de Valencia, debido a que con una etapa tan larga no podíamos arriesgarnos a circular por zonas desconocidas y encontrarnos con algún imprevisto. Simplificando, el recorrido ha sido el siguiente: la Calderona, Gátova, alto de Montmayor, Jérica, vía verde de Ojos Negros, para regresar al punto de partida por la Calderona.

Nuestra principal preocupación era el control del tiempo. Si haces cuentas, es fácil comprobar que a una media de 12-13 km/h salen unas nueve horas de duración. Eso sin parar, a ese tiempo había que sumarle algunas paradas para comer, reponer bidones y alguna pequeña avería, como un pinchazo. Es decir, fácilmente la etapa se nos podía ir a 10 horas. Además, aunque el día empieza a alargar en esta época del año, todavía no es demasiado.

Por supuesto, la segunda de nuestras preocupaciones antes de empezar era si podríamos hacer frente a una etapa de esa magnitud. Hasta el momento, nuestras rutas más exigentes eran las de la transpirenaica con distancias en torno a los 60 km y un desnivel de 2.000 m (otro día os contamos nuestra experiencia).

Con esos dos temores en nuestra cabeza empezamos a pedalear casi al amanecer, exactamente a las 7.45 h Las previsiones meteorológicas anunciaban posibilidad de lluvia durante la mañana: el cielo, algo cubierto, no parecía a esa hora dispuesto a dejar caer agua.

El primer cuarto de la etapa transcurrió sin problemas, vigilando la comida y la bebida. Con demasiada frecuencia sólo nos acordamos de comer cuando el estómago nos aprieta, o peor, cuando nos da el hombre del mazo. Así que salimos concienciados de no parar de beber y comer durante todo el recorrido.

En el segundo cuarto de la etapa, ya superado Gátova y camino del alto de Montmayor empezaron los problemas: la lluvia, aunque fina, hizo acto de presencia. Pero lo peor no vino del cielo, sino de la tierra; el terreno estaba demasiado blando tras unos días de lluvias, hasta el extremo de que las ruedas se nos atascaron por la cantidad de barro acumulado.
Hasta ese momento, nuestra media era muy buena: 12 km/h paradas incluidas. Pero en tan sólo 6 kilómetros perdimos casi una hora.

Superado Montmayor y el ecuador de la etapa, el terreno era más benigno no sólo por su consistencia, sino por la pendiente favorable camino de Jérica. En esta población paramos 30 minutos de reloj para comer y reanudar la marcha por la vía verde de Ojos Negros. Aquí continuamos recuperando algo de tiempo antes de afrontar la última subida por la Masía Ferrer hacia la Casa Tristán. Desde aquí, sabedores de que la luz no sería un problema, nos dejamos caer hasta el punto de partida en el parking de Portacoeli.

Nueve horas y cuarenta cinco minutos después de iniciar la ruta terminábamos destrozados por el cansancio, pero satisfechos por haber superado nuestro pequeño reto personal.

Al fin y al cabo eso es lo que cuenta.

Como siempre tenéis el track en wikiloc

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s