127 horas: algunas lecciones

Esta semana hemos visto la película 127 horas basada en la historia real de Aron Ralston, un joven montañero que sufre un accidente en una de sus salidas, y hasta aquí puedo leer. No desvelaré el argumento y su desenlace por si alguien todavía no ha tenido ocasión de ver el filme, sin duda muy recomendable (6 nominaciones a los Oscar, incluyendo mejor película y mejor actor).
De la película se desprenden algunas lecciones que conviene tener muy presente en las salidas en bicicleta, especialmente las de mountain bike. A continuación os la comentamos:

No salir sólo. Esta es la primera y seguramente más importante lección. La montaña y en general la naturaleza nos ofrece experiencias increíbles, pero también estamos expuestos a peligros en muchas ocasiones despreciados. Disfruta la bicicleta con alguien más, tendrás ayuda cercana y te divertirás más. Si finalmente pedaleas en solitario, arriesga menos que cuando vas en grupo.

Informa a alguien por dónde vas a realizar la ruta. En caso de accidente, hay más probabilidades de que localicen.

Controla el tiempo. Estima la duración de la ruta y deja siempre holguras para posibles imprevistos: averías, accidentes, cambios en la ruta por vías cerradas, cambios en la climatología. Si la noche se te echa encima todo se complicará.

Kit de herramientas y botiquín. Seguramente todos los ciclistas llevamos el primero, sobre el botiquín ya no estoy tan seguro. No hace falta que llevemos un maletín repleto de medicinas. Unas toallitas desinfectantes, unos puntos de sutura de papel y una goma para un torniquete nos puede sacar de más de un apuro. Eso cabe en bolsillo del maillot.

No morirás de hambre, sino de sed y frío. El ser humano puede permanecer bastante tiempo sin comer, cerca de un mes. Pero sin beber no durarás más de tres, cuatro o cinco días. (Recuerda que nuestro cuerpo es básicamente agua). En cuanto al frío, la montaña y la noche son una combinación que puede resultar letal. Aunque sea verano, si te quedas aislado en la montaña el frío será uno de tus principales enemigos. Si te quedas aislado procura tener agua y abrigo.

No te fíes del móvil, al menos en España. Esta lección no se deriva de la película, sino de nuestra experiencia. A pesar de que las autoridades siempre recomiendan que lo lleves encima (nosotros lo hacemos) sirve de bien poco. En muchos pueblos de interior la cobertura es cuasi inexistente; cuando te adentras en el monte, mejor que te olvides del móvil. Pero de esto hablaremos otro día más tranquilamente.

Estas son algunas de las lecciones que hemos extraído tras ver la película 127 horas. Si no la has visto todavía, te recomendamos que no te la pierdas. Disfrutarás y extraerás tus propias lecciones.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s