Transpirenaica en BTT: experiencias y comentarios (2ª Parte)

En la primera parte de este texto (entrada anterior) hablábamos de la ruta que seguimos y de la planificación de este viaje que realizamos en 2009. En esta segunda parte os comentaremos otras experiencias durante la travesía.

Puertos largos
¿Puedes imaginar puertos de montaña de 10, 15 o 20 kilómetros de distancia? Ahora intenta imaginar una ascensión superior a los 30 kilómetros ¿cansado con solo pensarlo? Así son las cosas en Pirineos, puertos tan largos que tu resistencia psicológica será casi más importante que la física. En general el desnivel de los puertos largos no es demasiado exigente, pero eso no quita para tener que afrontar puertos más cortos e intensos, con buenos repechos.
De todas formas, con un poco de preparación previa, el cuerpo se acostumbra a todo. En ocasiones te sorprendes de lo que el cuerpo humano es capaz de soportar, casi sin rechistar.

El peso de las alforjas
Siempre tenemos tendencia a introducir una prenda más en nuestro equipaje por si acaso… Os podemos asegurar que aquí os arrepentiréis si sois de esos. Al segundo día nos dimos cuenta de que nuestras alforjas llevaban exceso de equipaje: demasiado peso. Pero para entonces ya no había remedio.
Así que pensaros muy bien qué introducís en las alforjas. Si podéis prescindir de ello, hacedlo.

La climatología
En general el tiempo fue bastante bueno para la práctica de nuestro deporte, lo que no significa que tuviéramos que afrontar todo tipo de climatología. En la montaña el tiempo cambia con bastante facilidad, más aún si inicias la ruta a 600 metros de altitud y un par de horas más tarde te encuentras a 1.700 m. No es difícil que el tiempo en cada punto sea distinto, por lo que a pesar del tiempo veraniego, conviene tener siempre a mano un impermeable que te proteja del frío y de la lluvia. Nosotros padecimos de todo: lluvia, frío y mucho calor. En una ruta de varios días atravesando una cordillera montañosa como los Pirineos no puedes esperar otra cosa.

Compañía
Como os contábamos en la entrada de los cinco motivos por la que realizar la Transpirenaica en btt, nos sorprendió la cantidad de gente que también realizaba la travesía al mismo tiempo. Al igual que en el Camino de Santiago (aunque con menos aglomeración) se respira un magnífico ambiente de compañerismo, donde se comparte esta magnífica experiencia. Así igual te encuentras con un grupo de amigos que te cambian un radio roto sin pedir nada a cambio, como un par de simpáticos vascos que te alegran la ruta y te ponen en su blog.

Sin duda una experiencia que bien vale el esfuerzo que exige.

5 pensamientos en “Transpirenaica en BTT: experiencias y comentarios (2ª Parte)

  1. Perdigon

    Hola soy Victor el compi que almorzo el bocadillo de hígado de cerdo y la cerveza. Os quiero saludar a todos los que compartisteis la ruta el Agosto del 2009, en especial a esos dos Vascos y asus otros tres paisanos que siempre estuvieron conmigo buscándome alojamiento porque llegaba siempre el ultimo. A todos os deseo lo mejor en la vida y que sigáis con este deporte que tanto nos aporta emocionalmente. SIEMPRE AVENTURA.

    Responder
  2. Nisti

    Yo tambien creo que lo importante para afrontar una aventura de este tipo, son las ganas o la motivacion. Pero si ademas no te marcas objetivos muy exigentes, pues mejor, ya que a veces la forma fisica o las lesiones no te permiten alcanzar el objetivo deseado y forzamos los limites de lo razonable. Vamos que si un dia estas indispuesto y no ruedas con soltura, vale la pena no forzar las cosas y hacer un final de etapa anticipado. Estas aventuras hay que disfrutarlas, ya que no tenemos muchas oportunidades de repetirlas, pero si no terminas tu viaje donde querias, pues tampoco pasa nada.

    Responder
  3. paraestomecompreunamountainbike

    Dejad que uno de los simpáticos vascos que te alegran la ruta os de un consejo: la motivación para un viaje de estos (y para la vida en general), vale más que todos los geles y barritas enérgeticas del mundo. Es decir, en la transpi hemos visto a gente que no había cogido una bici en su vida, gente con bicis del carrefour, con carro, en tandem u otro que para desayunar pidió un bocadillo de higado de cerdo acompañado de un tercio de cerveza…y todos, absolutamente todos, hicieron los mismos 1100 kilómetros. Con más o menos fortuna o en más o menos tiempo, pero acabaron, vaya que si acabaron!

    Nadie os va a regalar nada: los kilómetros son los que son, lo mismo que los puertos son los que son y acabar dependerá de la capacidad de superar las adversidades que, ya os digo, os van a salir. Al fin y al cabo, en la bici (como en la vida) remar a favor de corriente es lo fácil, lo difícil es crecerse ante la adversidad, no?

    Eso sí, el hecho de dar con gente como Germán y Sonia, aunque los ´jodíos´ engañen, siempre hace que merezca la pena la aventura…

    Responder
  4. mviana

    Muy interesante! Estoy pendiente de la siguiente entrega. Nunca he realizado algo así pero lo cierto es que apetece muchísimo.

    Responder
    1. wibikes Autor de la entrada

      Como todo en la vida, lo más difícil es empezar. Así que ánimo y a por todas. Mira si no lo que aconsejan nuestros amigos los vascos en el otro comentario.

      Responder

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s